Praderas y pastizales

La Sierra de Javalambre ha tenido desde antiguo una dedicación fundamentalmente ganadera. Sus ricos y finos pastos están formados por multitud de especies, siendo muchas de ellas endemismos botánicos exclusivos. En el estrato herbáceo podemos encontrar, además de las dicotiledóneas, cuyas imágenes y descripción podéis ver en la página de Flores , encontramos las monocotiledóneas, donde destacan las gramíneas, las plantas bulbosas (iridáceas), los juncos y las orquídeas.

Algunas hierbas no son apreciadas por los herbívoros, como la festuca de piel de oso (Festuca gautieri), lo que le permite formar densos céspedes, algo pinchosos, en las partes más elevadas, a más de 1600 m, constituyendo el estrato herbáceo de los pinares albares y en los rasos de las cumbres junto a las chaparras.  Es una gramínea pirenaica, que alcanza en nuestra Sierra su límite meridional de distribución.

Festuca gauthieri

Festuca gauthieri

El espolín (Stipa pennata) es una gramínea que tiene una semilla muy característica, con un largo penacho plumoso que facilita su propagación por el viento. Se encuentra en ambientes frescos, abiertos y venteados. Sus penachos son recolectados para hacer bonitos ramos.

Espolín

Espolín

Una de las primeras flores que aparecen al final del invierno, ya en febrero y a veces rompiendo la nieve, es el cólquico (Colchicum triphyllum), planta bulbosa de la familia de las liliáceas, a la que pertenece también el azafrán.  Puede verse en las carriladas de las pistas de tierra.

colchicum triphyllum

colchicum triphyllum. Foto: Jorge Mínguez Marqués

Durante la primavera y a principios del verano florece el falso junquillo (Aphyllantes monspeliensis), una hierba de la familia de las liliáceas presente en zonas soleadas y secas por debajo de 1500 metros de altitud.

Aphyllantes monspeliensis

Aphyllantes monspeliensis

Entre los meses de mayo y julio florecen las orquídeas, principalmente en lugares frescos y húmedos, a la sombra de los pinares albares, en praderas jugosas o junto a los arroyos. La más abundante es la orquídea manchada (Orchis maculata), fácil de identificar por las manchas oscuras de sus hojas y la parte inferior del tallo.

Orchis maculata

Orchis maculata